EL IMPACTO DE LAS PROPTECH EN LAS GRANDES CIUDADES

Este pasado martes 11 de febrero viaje a Barcelona invitado por los amigos de HOUSFY para asistir al evento “El impacto de las proptech en las grandes ciudades” que organizaban junto con BADI y moderaba Anna Gener de Savills Aguirre Newman

Con el consiguiente madrugón y tras haber pasado por varias reuniones, a las 12:30, con puntualidad británica, me presente en el Espacio Damm del Barcelona Tech City para ver que nos contaban Carlos Pierre de CEO de BADI y Albert Bosch CEO de HOUSFY.

Poco que contar de BADI y HOUSFY que no sepáis. Dos startups proptech nacidas en Barcelona pero con presencia internacional. Dos modelos de negocio algo diferentes (la primera una plataforma peer to peer de habitaciones y la segunda una agencia inmobiliaria online). Pero que les une el deseo de cambiar el mercado inmobiliario y mostrar que hay otra forma de hacer las cosas.

Aquí mi personal resumen del evento.

LAS PROPTECH Y EL MUNDO (INMOBILIARIO)

Ambos ponentes destacaron, en relación a la revolución que están suponiendo las proptech, que el sector inmobiliario se ha gestionado, como no podía ser de otra manera, de forma tradicional. Mientras, en otros sectores de la economía, la tecnología había hecho su aparición y estaba ayudando a aportar eficiencia y a mejorar la experiencia del usuario.

La demanda tanto de alquiler como de compra en el mercado de vivienda, se gestiona mediante anuncios clasificados, en los cuales, si bien se está aplicando la tecnología, no se estaba usando todo su potencial.

Por otro lado, el mercado inmobiliario sigue siendo un mercado poco transparente y eso que, en el caso de compra de vivienda, estamos ante una de las inversiones más importantes de nuestra vida.

Las proptech, mediante el uso intensivo de tecnología, están ayudado a mejorar esas transparencia y a centrarse en lo que realmente quiere el usuario. Además, se está consiguiendo mejorar la eficacia.

LA CONFIANZA EN EL MUNDO DIGITAL

Ambas empresas están luchando, cada una a su manera, por aportar confianza al comprador o inquilino digital.

Los modelos basados en anuncios clasificados, por el lado de la oferta, tienen que conseguir, como gran objetivo, ofrecer seguridad y confianza. Un propietario que desea alquilar o vender su vivienda, con el método de actual de marketplace inmobiliarios online, acaba recibiendo solicitudes muy variadas y con una escasa información. Esto obliga al usuario a tener que gestionarlas de manera offline mediante diversas llamadas telefónicas, mails etc.

Pero el lado de la demanda no se tienen mejores perspectivas. A pesar de fotos, en una sola dimensión, desconoce realmente el estado de la vivienda, a quién se la compra, con quién la va a compartir si alquila una habitación e incluso si su solicitud de información será atendida (se estima que un 50% de los contactos nunca reciben una respuesta).

Si eres de los afortunados a los que se atiende su solicitud de información entramos en la siguiente fase del “juego” inmobiliario: el cuadrar agendas. Tenemos, por un lado, al propietario, por otro el comprador o inquilino, y, por último, al agente inmobiliario. Pensad en cuando tenéis que organizar una reunión en vuestro trabajo a la que tienen que asistir varios de vuestros compañeros. Pues eso, un carajal.

Pero modelos como los de ambas empresas, o de mi querida SPOTAHOME, están solventando esto, pues usan la tecnología para eliminar todas estas fricciones pues ponen a disposición del propietario e interesado, toda la información necesaria que permite reducir los tiempos para cerrar operaciones: calendarios actualizados, videos explicativos, agentes especializados que acompañan en el proceso, etc. 

En definitiva, la aportación más clara de las proptech se podria resumir como transparencia y hacerlo fácil para que todas las partes lo entiendan.

EL ENTORNO INMOBILIARIO Y SUS PRÓXIMOS RETOS

La vida “urbanita” y su aumento en los próximos años

El proceso de urbanización es imparable. el 50% de la población mundial vive en un 2% del territorio: las ciudades. 

Estas se han convertido en polos de atracción para la población y, por tanto, habrá que dar una solución de vivienda a todo este flujo humano. ¿Cómo se ve desde una proptech?.

Albert Bosch apuntó que en unos años, vivir en L’Eixample (el centro de Barcelona) va a ser como vivir en la city de Londres. Esto significa que vamos a vivir una “presión” sobre esta zona y, posiblemente, será necesaria una regulación que favorezca que las diferentes sensibilidades tengan su espacio (p.e. habrá que tomar medidas sobre movibilidad).

Por otro lado, vamos a vivir más personas en el mismo espacio, pero, además, viviremos más. Es por ello por lo que el alquiler tendrá que sufrir modificaciones para optimizar los espacios: coliving, habitaciones, etc. ADemás, habrá que buscar alternativas para aquellos que no quieren o no pueden permitirse vivir en el centro de las ciudades pero tienen que desplazarse a estos para trabajar u ocio.

El nuevo habitante de las ciudades

Estamos viendo cómo existe una tendencia al consumo responsable (aunque es cierto que por una lado consumimos de manera más responsable pero compramos más online con el impacto que ello tiene a nivel de contaminación).

La tecnología cada vez está en nuestras vidas.

Surgen nuevas formas de unidad familiar a las que habrá que ofrecer vivienda conforme sus necesidades. 

Por último, las relaciones laborales cambiarán no sólo a nivel interpersonal sino con respecto a las empresas y nuestra permanencia en ellas.

Respecto a todos estos temas, Albert considera que, viendo este panorama, tal y como hacemos hoy las cosas, no será igual en 10 años. Desde HOUSFY se centran en el hoy: como solventar los problemas actuales y hacerlos más fácil al usuario, con el objetivo de hacer más eficiente el proceso (en este caso el de compra de vivienda). Cuando ese proceso sea estándar y una commodity, habrá que evolucionar.

No habrá que descartar que el alquiler no sea como es ahora ni la compra como hoy nos la planteamos. ¿Por qué no pensar en una “capitalización” del uso de la vivienda de forma que no lleguemos a comprar la totalidad de la vivienda sino los años de su uso y eso nos sirva como patrimonio para cambiar la siguiente vivienda que se ajuste a nuestras necesidades futuras?.

Fue interesante la reflexión relativa a que la gente que vive en un edificio no tiene la misma necesidades y no existe rotación porque no es fácil que la haya. Existen muchas trabas para cambiar de vivienda (papeleo, impuestos, etc.) A lo mejor hay que buscar remover determinadas dificultades que lastran ese cambio para permitir que la gente pueda agruparse por intereses y necesidades.

No podemos olvidar que el concepto monolítico de familia no es el mismo que el de hace 30 o 40 años. Además, la gente tarda más en conformar una familia, al igual que no sabe donde va a vivir o trabajar. Vivimos una cultura nómada.

Como gran resumen, podríamos decir que el mercado inmobiliario será más sencillo y viviremos en lugares que respondan a nuestras necesidades en cada momento vital.

Albert Bosch, apuntó, finalmente, que las proptech van a tener un impacto relevante en la sociedad y que hoy en día están intentando dar solución a ese problema que ya existen.

Los retos y las dificultades. ¿Qué pasa con las startups? ¿Cuáles son sus problemas legislativos? ¿Cómo se puede trabajar con las AAPP para entendernos y que regulen adecuadamente?

Para HOUSFY una de sus preocupaciones, al estar en el mercado inmobiliario, es que se trabaje para establecer estándares de calidad. Por ello exige a las Administraciones Públicas un esfuerzo para que en todo el sector existan los mismos niveles de calidad.

Otra de sus preocupaciones es la poca rotación de los inmuebles debido a las trabas administrativas y fiscales. Entiende que las AAPP deberían flexibilizar impuestos y eliminar o rebajar trabas burocráticas para permitir la movilidad. Considera que favorecer una mayor rotación como consecuencia de menor fiscalidad y trabas haría aumentar los ingresos de las Administraciones Públicas.

Por último, pediría a la Administración que llevara a cabo la digitalización de los procesos documentales.

Para BADI, las fricciones con la Administración se solucionarían desde el diálogo. Es por ello por lo que, respecto a la regulación del alquiler, considera que se deberían de buscar soluciones de sentido común.

La barrera digital. ¿Cómo acercarse a los perfiles más “offline”?

Si el mundo fuera más digital, el crecimiento de ambas habría sido más rápido.

Desde la perspectiva de HOUSFY tratan de vencer la barrera digital haciendo entender a su cliente y stakeholders que el paradigma está cambiando. Ponen el foco en las ventajas de usar métodos digitales: plazo, transparencia etc. Pero las dificultades son grandes al moverse en un entorno tan poco digital como el inmobiliario

Para BADI, el público joven, sin duda alguna, entiende mejor las ventajas y la experiencia de usuario que ofrece el mundo digital. Hasta ahora internet era marketing leads y ya está. Desde BADI tratan de desarrollar el proceso enfocado en la experiencia de usuario y por ello hay que entender lo que quiere el cliente. Se trata de un sistema de confianza y por ello están trabajando en reseñas y verificación de pisos.

Siempre es difícil resumir y recoger la cantidad de opiniones y propuestas que se ponen encima de la mesa en eventos como este. Yo, humildemente he tratado de hacer una crónica desde mi perspectiva.

RESUMEN Y AGRADECIMIENTO

Sólo me queda agradecer tanto a Housfy como a Badi su invitación y las reflexiones tan interesantes que pusieron encima de la mesa.

Y no me quiero olvidar de Anna Gener y empresas como Savills Aguirre Newman pues es de agradecer que se involucren y participen de manera activa en eventos de este tipo.

Porque no lo olvidemos, de la unión de ambos mundos, saldrá un sector inmobiliario más profesional y más pegado al cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *